Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

En el insomnio

En el insomnio se piensan cosas absurdas. No conseguir descansar nos hace especialmente sensibles y las experiencias de la vida diaria —las alegrías, los planes, los deseos,las tristezas, los problemas propios y ajenos— se vuelven desproporcionadas, llegan a parecer descomunales. Como los insectos del mundo deA través del espejo, que no por tener aspecto de juguetes o partes de cosas comestibles como azúcar, pan, mantequilla o uvas pasas, dejan de ser macabros para Alicia. Por eso se trata de un estado de impotencia y perplejidad. Virgilio Piñera, que seguramente fue uno de los atormentados por el insomnio, escribió un cuento que lleva el mismo título de esta nota. En él, el personaje se vuela los sesos y ni siquiera así logra descansar: “el hombre está muerto pero no ha podido quedarse dormido”, pues “el insomnio es una cosa muy persistente”. Borges en su poema “Insomnio” trató de captar ese estado de perplejidad e impotencia en el que por su mente pasaban inquietudes que no le permi…

Turismo y pobreza contemporánea

Zinacantán-Chiapas-México, algún día de febrero de 2013.
Unos turistas llegan a un pueblo que está en las cercanías de San Cristobal de Las Casas. Van en busca de tejidos, pues los de la comunidad Tzolzil, que habita el lugar, son famosos. Tan pronto se bajan del auto, una chica sin dientes y con cuatro niños muy pequeños detrás de ella los aborda y ofrece llevarlos a su casa a mostrarles su taller y algunas de sus telas. Ellos le dicen que muchas gracias, que la buscarán después de desayunar. Acuerdan encontrarse cerca de la iglesia en el centro del pequeño poblado. Ellos van a desayunar y se dirigen a su cita, para cumplir con el compromiso, pero no la encuentran. Entonces los aborda otra muchacha tzolzil que les dice que la chica se fue con otros turistas y que no vendrá. Ellos insisten en que igual esperarán a la mujer de los cuatro niños pues ya habían hecho un compromiso. Esperan aproximadamente 5 minutos y como no aparece, van con la segunda, total, las dos están ataviadas con …

Escena romántica

Salgo de la Staatbibliothek, camino hacia la Eichornstrasse. Cuando estoy llegando al semáforo levanto la vista del suelo y veo una chica que habla por celular y al tiempo hace señas en dirección diagonal, hacia la Ben-Gurionstrasse. Al otro lado hay un chico que después de mover su cabeza en distintas direcciones, de tratar de enfocar la vista, responde a las señas de ella. Entonces la chica sonríe cruza la calle y el chico hace lo propio. Se encuentran en el separador que divide la Potsdamerstrasse. Se dan un beso apasionado. Él la atrae hacia sí cogiéndole la cola. Ella lo abraza del cuello. Se besan. Yo los miro por unos segundos y pienso en lo diminutos que se ven en esa gran avenida gris que tiene a un lado un enorme complejo de edificios de vidrio y al frente una mole de proporciones similares en la que está un Hotel Hyatt. Al parecer para ellos todo aquel derroche arquitectónico, que algunos turistas miran con mucho interés mientras sacan fotos, no existe. La pasión del encue…

Suicidio de metro

En el Distrito Federal, como en muchas ciudades, cada tanto alguien tiene la ocurrencia de tirarse al metro, pues para ese alguien esa resulta ser la forma más eficaz de acabar definitivamente con su inaguantable y agobiante vida. El lunes 14 de febrero del año en curso fue uno de esos días en que un fulano decidió que el desdichado conductor, que a las 12:45 del medio día manejaba el tren en dirección Indios verdes - Universidad y pasaba por la estación Zapata, se convertiría en su asesino.
En el justo momento en que aquel habitante de esta enorme urbe se arrojaba a los rieles, yo me encontraba saliendo del ámbito apacible de la Biblioteca México e ingresando en la agitada y ruidosa plaza en la que se encuentra la estación Balderas. Tenía el tiempo justo para llegar a un almuerzo, caminé rápidamente a esa estación, me metí al túnel y me introduje en uno de los vagones. A los 5 minutos de inmovilidad, las bocinas anunciaron que el servicio se suspendería por lo menos una hora porq…

Mary & Max 2009 de Adam Elliot

Ésta es una cinta sobre dos vidas que se cruzan en una amistad epistolar. Son dos historias muy sencillas que están bien contadas y gozan de mucho humor. Gracias a la correspondencia que comparten, los protagonistas crean fuertes lazos, se aprenden a aceptar a sí mismos e intercambian insólitas explicaciones sobre un mundo confuso. Ellos logran sobrellevar su perplejidad y torpezas gracias a sus cartas.
Mary y Max, dos habitantes anónimos de ciudades muy lejanas (la café Melbourne y una gris Nueva York)  nos hacen vivir sus desconciertos y angustias. Con ellos experimentamos la sensación de desmesura de un mundo cuyos mecanismos no entendemos.
“Mary & Max” fue hecha en stop motion y el volumen de este tipo de animaciones da consistencia a los espacios y los personajes. Estoy de acuerdo con Adan Elliot, según una entrevista que circula en youtube, en que hay algo especial del trabajo manual de este tipo de animación, que se transmite a la atmósfera de la película y considero qu…

Primero estaba el mar de Tomás González

Entre todas las novelas de Tomás González, la mejor es Primero estaba el mar. Tiene la forma de una tragedia clásica en la que el agua funge como coro y describe un proceso de apresuramiento hacia una caída, un hundimiento. El rumor del mar nos acompaña a lo largo de la lectura. Pero el destino del héroe no lo determinan dioses, sino un ámbito agobiante. Al dejar en el agua la función del coro, al hacerla testigo de los hechos que acompaña los estados de ánimo de los personajes principales, González logra producir unas sugestivas escenas. Además, el agua es, en esta historia, una metáfora del fluir de la energía, aquello que está al comienzo y al final de la vida. De ahí que el epígrafe anuncie:

“Primero estaba el mar. Todo estaba oscuro. No había sol, ni luna, ni gente, ni plantas. El mar en todas partes. El mar era la madre. La madre no era gente, ni nada, ni cosa alguna. Ella era el espíritu de loque iba a venir y ella era pensamiento y memoria.” Cosmología Kogui.

No me gustaron …