Ir al contenido principal

Suicidio de metro



En el Distrito Federal, como en muchas ciudades, cada tanto alguien tiene la ocurrencia de tirarse al metro, pues para ese alguien esa resulta ser la forma más eficaz de acabar definitivamente con su inaguantable y agobiante vida. El lunes 14 de febrero del año en curso fue uno de esos días en que un fulano decidió que el desdichado conductor, que a las 12:45 del medio día manejaba el tren en dirección Indios verdes - Universidad y pasaba por la estación Zapata, se convertiría en su asesino.

En el justo momento en que aquel habitante de esta enorme urbe se arrojaba a los rieles, yo me encontraba saliendo del ámbito apacible de la Biblioteca México e ingresando en la agitada y ruidosa plaza en la que se encuentra la estación Balderas. Tenía el tiempo justo para llegar a un almuerzo, caminé rápidamente a esa estación, me metí al túnel y me introduje en uno de los vagones. A los 5 minutos de inmovilidad, las bocinas anunciaron que el servicio se suspendería por lo menos una hora porque había ocurrido un accidente en la estación Zapata. Decepcionada, descendí y corrí a tomar rápidamente el metro bus. En realidad, el incidente para mí no fue grave porque sólo me retrasé unos 15 min., para la movilidad de la ciudad fue apenas un percance y una hora después todo funcionaba como antes del lamentable incidente.

Después, reflexionando sobre la penosa situación, concluí que, al final, el suicida había logrado su cometido y la ciudad seguía su lioso ritmo. Pero para quien sí debió ser algo trascendental fue para el involuntario asesino ¿Por qué castigaba el suicida a un conductor de Metro haciéndolo responsable de su muerte? Quizá se trataba de una insólita venganza personal. Pero si no lo era, aun cuando la empresa del metro diera asistencia psicológica a aquel infeliz, el peso de cargar con un muerto no debe ser tan sencillo. Encima, ver el vehículo que uno conduce arrollar y despedazar un cuerpo tampoco ha de ser algo que se pueda olvidar fácilmente. Y entonces, me surgió la pregunta: ¿Con qué derecho un suicida le amarga la vida a un conductor de metro? La respuesta es que era un egoísta.

De cualquier forma, somos tantos en el planeta que deberían haber facilidades para suicidarse de una forma más digna, sin hacer semejante espectáculo y, sobre todo, sin perturbar la existencia de un extraño. ¿Por qué los gobiernos no implementan programas de suicidio con métodos más limpios, como una simple inyección, o más placenteros, como una sobredosis de Heroína o Morfina? Eso sería mucho más limpio, práctico y hasta económico.

Comentarios

  1. Por eso esto me parece bueno: http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/el-polemico-descubrimiento-que-facilita-el-suicidio-articulo-711133

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Imágenes de invierno

Experimenté un invierno nevoso y doloroso en 1999 y otro en 2010. Ahora vivo en un lugar donde el calor de septiembre me derrite. En  ocasiones, pongo en funcionamiento hasta dos ventiladores dentro de mi pequeño estudio: debo confesar que no he logrado acostumbrarme del todo al sudor y a sentirme  pegajosa. Pero es cuando llega el momento de la migraña que echo mano de una estrategia: recordar la sensación del intenso frío, el que duele, el de aquel lejano 1999 y el de 2010. No la romántica imagen de los copos cayendo, que pinta Daniel Tammet en Thinking in Numbers, cuando evoca el copo de nieve, su simetría, su caída lenta y suave como la de una pluma y donde enumera todos los intentos matemáticos de dar cuenta de esa perfección del copo. No, esa no, sino la sensación de adormecimiento y esa especie de ardor intenso que produce el frío que penetra los huesos:
1era imagen: Caminar bajo la luz tenue de los días de invierno a las 4 pm. El cielo aún se ve azul, pero la luz es muy tenue,…

El desamparo: Kara Kitap de Pamuk

El libro negro, que leí en traducción de Rafael Carpintero, debería llamarse el libro del desamparo. La historia habla de Galip, un héroe que se convierte en un vagabundo extranjero, en los espacios en los que siempre había habitado. Caminando con él por su Estambul, en su progresiva desorientación, podemos sentirnos como cuando estamos solos recorriendo una ciudad que visitamos por primera vez, donde no conocemos a nadie y vamos dando tumbos. En las novelas de Pamuk encontramos hombres desamparados, enamorados no correspondidos u obsesionados con amores imposibles. En este caso, la aventura de Galip comienza con el abandono de su esposa Rüya, que lo deja en orfandad. Después de este abandono, para Galip las señales del mundo van perdiendo el sentido que antes tenían y se presentan de una forma confusa. Son las mismas personas, los mismos escenarios, pero hay algo que se muestra distinto: el tiempo se dilata, una cara puede en un instante parecer una y, en otro, tener una forma totalm…

Eclipse

La penúltima ocasión que me apunté a un plan “ver un eclipse” fue hace más de quince años, en una sabana de un altiplano en los Andes. La última, hace unas cuantas semanas, tuvo lugar al lado del mar, en un malecón de un pueblo caribeño, cerca de una ciudad industrial.
En esta ocasión, mientras la luna se iba volviendo cada vez más pequeña y se posaba una sombra rojiza sobre su acostumbrado color blancuzco, escuchábamos el sonido del mar. Iban y venían personas caminado por el malecón o por la playa. Pasaban carros con baúles-parlantes que sonaban con potencia. Un amigo instaló su cámara y algunos de los caminantes se detenían a mirar por el visor, pues del aparato se desprendía una gran lente que resultaba atractiva. Unos metros más adelante habían algunos telescopios que permitían a los curiosos tener una imagen más clara de la gran luna roja por unas cuantas monedas. Los caminantes fueron agrupándose al frente de nosotros y no de los telescopios vetustos: el visor de mi amigo no so…