Ir al contenido principal

Turismo y pobreza contemporánea



Zinacantán-Chiapas-México, algún día de febrero de 2013.

Unos turistas llegan a un pueblo que está en las cercanías de San Cristobal de Las Casas. Van en busca de tejidos, pues los de la comunidad Tzolzil, que habita el lugar, son famosos. Tan pronto se bajan del auto, una chica sin dientes y con cuatro niños muy pequeños detrás de ella los aborda y ofrece llevarlos a su casa a mostrarles su taller y algunas de sus telas. Ellos le dicen que muchas gracias, que la buscarán después de desayunar. Acuerdan encontrarse cerca de la iglesia en el centro del pequeño poblado. Ellos van a desayunar y se dirigen a su cita, para cumplir con el compromiso, pero no la encuentran. Entonces los aborda otra muchacha tzolzil que les dice que la chica se fue con otros turistas y que no vendrá. Ellos insisten en que igual esperarán a la mujer de los cuatro niños pues ya habían hecho un compromiso. Esperan aproximadamente 5 minutos y como no aparece, van con la segunda, total, las dos están ataviadas con lindas prendas. Por las prendas que lucen, las dos prometen una calidad similar en lo que a tejidos compete. Caminan por algunas calles empedradas y después por unas de tierra. Llegan a una casa de baharque sin piso donde cuelgan a lado y lado magníficas camisas, bolsas, chales... La guía muestra no sólo prendas sino además enseña el viejo telar que usó para hacerlas. Ella misma disfraza a los visitantes con trajes estilo tradicional y los turistas toman unas cuantas fotos. Compran camisas, bolsas y demás. Todo a precio irrisorio... Al final, uno de los visitantes pide el baño, los otros esperan. Salen y caminan satisfechos con sus compras, sintiéndose bien por haber ayudado a la economía de una casa humilde. La chica, también satisfecha, cuenta su dinero y hace algunos cálculos en un teléfono moderno. Uno de los visitantes comenta con su amigo —el que fue al baño– que, por lo que acaba de ver, la pobreza no es terrible en Chiapas, pues la chica tenía un teléfono bastante tecnológico. El que acaba de salir del baño contesta: “pero claro, lo que no te fijaste, es que no había agua corriente en su casa”. 
En ese mismo instante, la otra mujer tzozil y los cuatros niños esperan por los mismos turistas al lado de la iglesia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El desamparo: Kara Kitap de Pamuk

El libro negro, que leí en traducción de Rafael Carpintero, debería llamarse el libro del desamparo. La historia habla de Galip, un héroe que se convierte en un vagabundo extranjero, en los espacios en los que siempre había habitado. Caminando con él por su Estambul, en su progresiva desorientación, podemos sentirnos como cuando estamos solos recorriendo una ciudad que visitamos por primera vez, donde no conocemos a nadie y vamos dando tumbos. En las novelas de Pamuk encontramos hombres desamparados, enamorados no correspondidos u obsesionados con amores imposibles. En este caso, la aventura de Galip comienza con el abandono de su esposa Rüya, que lo deja en orfandad. Después de este abandono, para Galip las señales del mundo van perdiendo el sentido que antes tenían y se presentan de una forma confusa. Son las mismas personas, los mismos escenarios, pero hay algo que se muestra distinto: el tiempo se dilata, una cara puede en un instante parecer una y, en otro, tener una forma totalm…

Ciclón y decir lo innombrable

Francy L. Moreno H., “Ciclón y decir lo innombrable. De la homosexualidad a la función crítica del escritor” Gaceta del Caribe (La Habana), núm. 6 (noviembre – dicembre, 2015).
En:
http://redensayo.org/2016/04/07/ciclon-y-decir-lo-innombrable-de-la-homosexualidad-a-la-funcion-critica-del-escritor-de-francy-l-moreno-h/

En:
http://www.uneac.org.cu/sites/default/files/pdf/publicaciones/gaceta-6-2015.pdf

Eclipse

La penúltima ocasión que me apunté a un plan “ver un eclipse” fue hace más de quince años, en una sabana de un altiplano en los Andes. La última, hace unas cuantas semanas, tuvo lugar al lado del mar, en un malecón de un pueblo caribeño, cerca de una ciudad industrial.
En esta ocasión, mientras la luna se iba volviendo cada vez más pequeña y se posaba una sombra rojiza sobre su acostumbrado color blancuzco, escuchábamos el sonido del mar. Iban y venían personas caminado por el malecón o por la playa. Pasaban carros con baúles-parlantes que sonaban con potencia. Un amigo instaló su cámara y algunos de los caminantes se detenían a mirar por el visor, pues del aparato se desprendía una gran lente que resultaba atractiva. Unos metros más adelante habían algunos telescopios que permitían a los curiosos tener una imagen más clara de la gran luna roja por unas cuantas monedas. Los caminantes fueron agrupándose al frente de nosotros y no de los telescopios vetustos: el visor de mi amigo no so…