Ir al contenido principal

Sobre lo predominante en ciertos espacios


Los sentidos captan nuestro universo y nos dan una percepción del espacio. Los espacios nos transmiten lo particular de sus atmósferas por distintos medios que captan nuestros sentidos. Crecí en una ciudad que huele al humo que tiran motores diesel. Ellos inundan las calles y en cada semáforo te dejan sin aliento con su aire negro. He vivido en otra en la que el ámbito se caracteriza por olores muy fuertes que salen de oscuras cloacas o de los puestos de comida que abundan en cada esquina. Allí también hay ruidos recios que abruman: de autos que no dejan de tocar el claxon y sus motores tronadores; de voces hablando, gritando, ofreciendo artículos para vender; todos rondan en el centro, en el metro, en la cuadra donde vives... Viví otra urbe en la que circulaba constantemente un fuerte viento que a veces parecía que te fuera a tirar. Cuando caminaba por alguna calle del centro, al tiempo que me esforzaba en avanzar contra esos tremendos ventarrones, la mayoría del año helados, ladeaba la cabeza hacia el puerto y me encontraba con un cuadro estupendo: un mar de un azul espeso y al otro lado, unas enormes montañas nevadas. También he estado en páramos de silencio inquietante, ahí se tiene la sensación de absoluta quietud, ahí el tiempo no anda. Pero quizá lo más sobrecogedor para los sentidos sean los sonidos que emite la selva. Sobre todo en la noche, porque como dice un personaje de la novela que ahora leo, la selva nunca calla y en la noche, “está más despierta que en el día”. Sí los sonidos de una selva que nunca se calla y ojalá acompañados de un remo que entra y sale del agua, y también de los que emite la canoa que nos desliza por el río.

Comentarios

  1. El palpito de la vida, capullos de vida emergiendo de la profunda eternidad del presente, del hoy, del ahora que es con lo único que contamos....el pasado ya no esta y el futuro todavía no existe!!!

    El darnos cuenta del ahora!!!
    LAMM.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Imágenes de invierno

Experimenté un invierno nevoso y doloroso en 1999 y otro en 2010. Ahora vivo en un lugar donde el calor de septiembre me derrite. En  ocasiones, pongo en funcionamiento hasta dos ventiladores dentro de mi pequeño estudio: debo confesar que no he logrado acostumbrarme del todo al sudor y a sentirme  pegajosa. Pero es cuando llega el momento de la migraña que echo mano de una estrategia: recordar la sensación del intenso frío, el que duele, el de aquel lejano 1999 y el de 2010. No la romántica imagen de los copos cayendo, que pinta Daniel Tammet en Thinking in Numbers, cuando evoca el copo de nieve, su simetría, su caída lenta y suave como la de una pluma y donde enumera todos los intentos matemáticos de dar cuenta de esa perfección del copo. No, esa no, sino la sensación de adormecimiento y esa especie de ardor intenso que produce el frío que penetra los huesos:
1era imagen: Caminar bajo la luz tenue de los días de invierno a las 4 pm. El cielo aún se ve azul, pero la luz es muy tenue,…

El desamparo: Kara Kitap de Pamuk

El libro negro, que leí en traducción de Rafael Carpintero, debería llamarse el libro del desamparo. La historia habla de Galip, un héroe que se convierte en un vagabundo extranjero, en los espacios en los que siempre había habitado. Caminando con él por su Estambul, en su progresiva desorientación, podemos sentirnos como cuando estamos solos recorriendo una ciudad que visitamos por primera vez, donde no conocemos a nadie y vamos dando tumbos. En las novelas de Pamuk encontramos hombres desamparados, enamorados no correspondidos u obsesionados con amores imposibles. En este caso, la aventura de Galip comienza con el abandono de su esposa Rüya, que lo deja en orfandad. Después de este abandono, para Galip las señales del mundo van perdiendo el sentido que antes tenían y se presentan de una forma confusa. Son las mismas personas, los mismos escenarios, pero hay algo que se muestra distinto: el tiempo se dilata, una cara puede en un instante parecer una y, en otro, tener una forma totalm…

Eclipse

La penúltima ocasión que me apunté a un plan “ver un eclipse” fue hace más de quince años, en una sabana de un altiplano en los Andes. La última, hace unas cuantas semanas, tuvo lugar al lado del mar, en un malecón de un pueblo caribeño, cerca de una ciudad industrial.
En esta ocasión, mientras la luna se iba volviendo cada vez más pequeña y se posaba una sombra rojiza sobre su acostumbrado color blancuzco, escuchábamos el sonido del mar. Iban y venían personas caminado por el malecón o por la playa. Pasaban carros con baúles-parlantes que sonaban con potencia. Un amigo instaló su cámara y algunos de los caminantes se detenían a mirar por el visor, pues del aparato se desprendía una gran lente que resultaba atractiva. Unos metros más adelante habían algunos telescopios que permitían a los curiosos tener una imagen más clara de la gran luna roja por unas cuantas monedas. Los caminantes fueron agrupándose al frente de nosotros y no de los telescopios vetustos: el visor de mi amigo no so…